jueves, 14 de agosto de 2014

UNA ROSA OLVIDADA

«Matilde tenía en el momento de su asesinato “legal” 40 años y había sido directora de la Prisión Provincial de Mujeres de Valencia» 

Matilde Revaque Garea, fusilada el 13 de agosto de 1940 

MATILDE REVAQUE GAREA, UNA ROSA OLVIDADA 

Hace setenta y cuatro años, un 13 de agosto de 1940, era fusilada en Madrid, ante las tapias del cementerio del Este (La Almudena) la funcionaria del Ministerio de Justicia  Matilde Revaque Garea. Fueron compañeros de infortunio, aquella madrugada, ocho hombres, algunos de ellos policías de la República, algo gravísimo entonces, como lo era el haber sido directora de una prisión de mujeres. Matilde tenía, en el momento de su asesinato legal, 40 años, y había sido directora de la Prisión Provincial de Mujeres de Valencia, el más alto cargo ocupado por una mujer del cuerpo femenino de prisiones creado por Victoria Kent, una vez que las mujeres pudieron acceder a este colectivo de funcionarios, que hasta entonces no existía y cuya función estaba encomendada por el gobierno de la Monarquía a las monjas de la Orden de la Merced. Como era habitual, en aquellos simulacros de juicio organizados por el régimen franquista, no fue admitida prueba alguna a la procesada, y todo se basó en unas acusaciones de maltrato, presuntamente infligidas a “damas de España”, encarceladas por su pertenencia un partido que había sido declarado ilegal por la República, la Falange, por su probada actividad criminal.  No quedó acreditada participación alguna en los crímenes de los que se acusaba a Matilde, antes al contrario, todas las denuncias partían, no de familiares de alguna victima de la represión ilegal en el territorio controlado por la República, sino de las “damas de España”, todas vivitas y coleando, sobrevivientes del “terror republicano”, como era el caso de Pilar Millán Astray, o de Caridad Valero Julve, esta última alto cargo de la Sección Femenina de la Falange durante muchos años, y no hace mucho homenajeada en Castellón, tras su defunción, por haber sido concejala durante el franquismo, con el voto a favor de toda la corporación, incluida la izquierda.
Desde hace unos meses trabajo en la biografía de Matilde, una mujer que había sido maestra nacional, y que se incorporó por vocación a la reforma penitenciaria republicana, desde su condición de funcionaria. Había nacido en el pueblo vallisoletano de Serrada, si bien su familia se asentó pronto en Santander, donde Matilde realizó sus estudios, al igual que su hermano, Jesús Revaque, que llegaría a ser un relevante pedagogo en los años republicanos y que después, en el exilio mexicano, dirigió muchos años el emblemático Colegio Madrid.
La primera vez que leí el nombre de Matilde Revaque Garea fue en una entrevista  realizada a la profesora Guillermina Medrano, tras regresar de su exilio en EEUU a su Valencia natal. Guillermina, que había sido una mujer precursora en muchas cosas, entre otras en ser la primera mujer concejal del Ayuntamiento de Valencia, hablaba con admiración de Matilde,  mujer de vanguardia y cultísima, y que fue presidenta del grupo de Mujejes de Izquierda Republicana. A partir de ahí empecé a recabar datos y papeles, con la intención de dar a conocer la trayectoria de una de las mujeres más interesantes de nuestra Segunda República.

En fecha reciente, como cada año, se ha celebrado en Madrid un homenaje a las conocidas como Trece Rosas, militantes algunas de la JSU, organización aneja al PCE en los años de la guerra civil, y que fueron fusiladas un día 5 de agosto de 1939. Un año más, Matilde  Revaque, y su compañera del cuerpo de prisiones Isabel Huelgas, también fusilada, han sido olvidadas. Sirvan estas líneas de modesto homenaje y recuerdo ante tanta amnesia.

ISABELO HERREROS 

6 comentarios:

  1. Seguiremos recordando Isabelo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Recordar para que nunca más vuelva a ocurrir algo semejante! Gracias, Silvia.

      Eliminar
  2. Gran historia, importante recuperarla, yo fui alumno de sus sobrinas

    ResponderEliminar
  3. Las maestras Dolores de anatomía y Francisca de Quimica

    ResponderEliminar
  4. Ambas hijas del profesor Revaque director del Colegio Madrid....me parece muy extraño que durante tantos años jamás nadie comentara la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Interesantísimos recuerdos! Gracias, Joaquín.

      Eliminar

¡Tus comentarios son otra forma de trabajar por la República!